Patas Arriba

Hace ciento treinta años, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana. E.G.

El desastre mediático

viernes 11 abril 2008

Indispensable. Este es un libro indispensable para tomar conciencia de la amplitud del desastre mediático actual. Y hay que agradecerle a Pascual Serrano el talento que ha derrochado para constituir el “archivo de la vergüenza periodística” al conseguir cosechar tan flagrantes demostraciones del resquebrajamiento de una profesión que amenaza ruina.

Lo que Pascual Serrano revela con esta nueva colección de “patrañas, disparates y trapacerías” es que algo ha dejado de funcionar en nuestros medios masivos de comunicación. Y que, por eso, la información –o sea la desinformación– se ha convertido en una de las principales amenazas de nuestras democracias a la hora de la globalización económica.

Una de las razones de esta situación reside en el hecho que la mayoría de los grandes periódicos del mundo, si hablamos de la prensa escrita, ya no están dirigidos por periodistas. Ahora están dirigidos casi siempre por egresados de las Escuelas de Comercio, de Escuelas de “Ciencias Empresariales” que son los que evidentemente tienen las riendas de la empresa mediática, la cual se va a comportar como una empresa que ante todo va a pensar en sus relaciones con los “clientes”, los clientes son los compradores de los periódicos o los oyentes de la radio o los telespectadores de la televisión pero que son ante todo percibidos como “clientes”.

A la hora de la globalización los principales poderes son el poder económico y el poder mediático. El poder político llega en tercer lugar. Y el poder económico cuando se alía al poder mediático constituye una enorme palanca capaz de hacer temblar a cualquier poder político. Esta es una de las grandes realidades de hoy, aunque a veces sigan presentándonos la realidad de manera diferente. Y eso es democráticamente escandaloso, porque el poder político es elegido en las urnas, pero el poder mediático y el poder económico no lo son, y no tienen legitimidad democrática. Además el poder económico domina cada vez más al poder mediático, porque lo controla, lo compra, lo concentra. Y nos hallamos en una situación orwelliana en la que los dueños de la producción industrial son a la vez los amos de los sistemas de manipulación de las mentes.

En nombre de la necesidad de ganar un número de clientes cada más amplio y tener más consumidores, los medios de información masiva están integrando tres características:

Primera característica: cada vez mas el discurso, el mensaje periodístico es más simple, más sencillo. Un mensaje simple quiere decir que va a utilizar muy pocas palabras, un número de palabras muy limitado. Digamos si el léxico del castellano tiene, por ejemplo, treinta mil términos, cada vez más los medios de información van a utilizar apenas ochocientos palabras para que todo el mundo entienda. Con la idea de que hay que expresarse de manera muy sencilla, muy simple, porque todo lo que es racionamiento complejo, todo lo que es raciocinio inteligente, resulta demasiado complicado, y se sale del sistema de información tradicional. Hay una fuerte voluntad de simplificación, y la simplificación más elemental es la concepción maniquea de las cosas: cualquier problema se transforma en un problema simple de sólo dos términos: el bien y el mal, lo blanco y lo negro. Una cosa tan compleja como la geopolítica internacional, por ejemplo, pues se interpreta en términos de bien y de mal. O sea una concepción extremadamente maniquea. En cualquier debate ya no se entra en consideraciones que puedan subrayar la complejidad de alguna situación, la necesidad de períodos de adaptación, etc. Se suprimen los matices. Se razona digital: ceros y unos. Lo demás es para “intelectuales”.

La segunda característica es la rapidez. La información debe ser consumida rápidamente es decir, sea cual sea el valor de la información va a tratar de darse en un espacio muy corto. Por ejemplo si es la prensa escrita, se va a expresar no sólo con palabras muy sencillas, sino en frases muy cortas. Los títulos van a hacer casi un resumen, una síntesis, de lo que dice el texto. Pocas noticias tendrán más de dos o tres folios, y, evidentemente en dos o tres folios hay muy pocas cosas que se pueden explicar. Es decir, la idea está en el fraccionamiento, se da un fragmento de la información, pero se da ese fragmento como si fuese el todo. Es una concepción metonímica de la información porque la idea es que el consumidor no sufra consumiendo. Por ejemplo en los telediarios, todos los estudios demuestran que la duración media de una información es, digamos, de un minuto y algo. En un minuto y algo no se puede explicar tragedias como la de la guerra de Irak o cuestiones como las del islamismo radical, etc.

Por fin, tercera característica de estas informaciones de palabras sencillas, maniqueas, y rápidas: suscitar emociones. Por ejemplo se está buscando hacer reír o hacer llorar, se está buscando distraer. En realidad, la información masiva está hecha para distraer, es cada vez más una forma de la distracción. La inmensa masa de las informaciones es para distraer; si no las conociéramos no sería una tragedia personal para nosotros. Y hemos visto como las informaciones people (gente), anecdóticas, se han desarrollado enormemente. Sucesos, dramas personales, todo eso ha alcanzado un enorme espacio en la información.

Es decir, en realidad se trata de construir informaciones que sean sencillas, rápidas y entretenidas. Es una característica general y universal. Los medios norteamericanos son, en cierta medida, el modelo y el motor de este tipo de información que se está imponiendo en todas partes, y que triunfa también en Internet.

Con esas características, la información puede muy difícilmente construir conciencia ciudadana, construir un sentimiento cívico, construir cohesión social, o cohesión nacional. Hay una inmensa distancia entre este proyecto que debería tener teóricamente la información y la práctica real de lo que constata Pascual Serrano en este libro. El cual, en cierta medida, gracias a tantos ejemplos insólitos, se pregunta: ¿qué es un discurso cuyas características principales son la sencillez, la rapidez y la distracción-emoción?

La respuesta aparece muy clara: un discurso infantilizante. Efectivamente sólo a los niños de baja edad, se les habla con un lenguaje limitado con pocas palabras para que entiendan. No se utilizan conceptos filosóficos, tampoco se alarga porque sino cansaría. Y no se habla de manera seria, porque se piensa que con la reactividad emotiva es suficiente. O sea que disponemos de maquinaria informacional que en realidad está concebida para infantilizar al ciudadano.

Por otra parte, con la explosión de Internet y del Web 2.0 estamos en un universo en el cual hay mucha más información de la que podemos consumir. Así que ahora el problema no es la carencia de información; es la selección de la información. Durante mucho tiempo, la mayoría de las sociedades humanas han vivido bajo sistemas autoritarios de poder, que han practicado la censura. El control de la información era capital para el poder y, por consiguiente la realidad de la información era la escasez. Había muy poca información que circulaba, y el control de esa circulación era lo que daba más poder al poder.

Hoy esa situación ha cambiado. La información circula de manera sobreabundante y nadie la puede detener. No hay ningún poder suficientemente autoritario que impida a la información circular. Es muy difícil. Internet nos permite ahora tener acceso, casi gratuito, a yacimientos literalmente oceánicos de información, y la dificultad es cómo guiarnos por ese laberinto. Eso plantea enormes problemas. Plantea primero este problema de la censura. Porque la censura ha cambiado.

Antes la censura la ejercían el poder político o el poder digamos moral o religioso, y había poca información y los ciudadanos decían hay que luchar para obtener más libertad de información. ¿A qué le llamamos libertad? Libertad de comunicar en definitiva. La libertad de pensar libremente de comunicar sus ideas, la libertad de reunión, la libertad de expresarse o la libertad de imprimir, etc., eso es, en lo político, la libertad. Precisamente la libertad es el margen de posibilidad de la expresión de los grupos sociales que constituyen una sociedad. Y entonces los ciudadanos decían, cuanta más libertad tengamos, más comunicación habrá; o bien, inversamente, cuanta más comunicación haya, más libertad habrá. A así se hicieron las revoluciones en el siglo XVIII, esencialmente para tener la posibilidad de comunicar, de intercambiar información. Los ciudadanos tenían inconscientemente la idea de que cuanta más comunicación hubiese, más libertad habría en nuestras sociedades.

Pero no cabe duda que, desde hace unos años, nos hemos dado cuenta de que esa curva, que era casi una curva así como una mediatriz, una diagonal ascendente, proporcional digamos, cuanta más comunicación, más libertad había, y que parecía que iba a subir hasta el cielo, ha cambiado.

En realidad, como lo demuestra con brillantez, a su manera, este libro de Pascual Serrano, nos hemos dado cuenta, después de todas las manipulaciones mediáticas ligadas a lo que ocurrió en Rumania, el asunto Timisoara, la Guerra del Golfo, la Guerra de Irak, el 11 de marzo, etc., que tener más información no daba más libertad. Y, entonces nuestra curva que subía como una diagonal, de repente se transformó en una paralela.

Por mucha información que hubiera, nuestra libertad no se modificaba, se mantenía estancada. Y el peligro en que estamos en este momento es que cuanta más información tengamos, menos libertad tendremos. Porque la información ahora me engaña, me confunde, me desorienta. Hay tanta información no verificada, tanta “patraña” como dice Pascual Serrano, que ya no sé qué pensar. En realidad me estoy dando cuenta que muchas de esas informaciones que me llegan me mienten, como me mintieron durante la Guerra del Golfo, como me mintieron en Timisoara, como me mintieron en Bosnia, como me mintieron en Kosovo, o con lo de las “armas de destrucción masiva” para justificar la guerra de Irak.

Cuanta más información hay ahora, menos libertad me procura. Porque ya no sé qué hacer, y me doy cuenta efectivamente de que el funcionamiento de la verdad de nuestras sociedades es muy relativo ¿Qué es la verdad, en materia de información? La verdad informativa es cuando todos los medios: la prensa, la radio, la televisión e Internet dicen lo mismo sobre un tema, dicen que algo es verdad… aunque sea mentira. Esto está restableciendo ese principio que Aldous Huxley había desarrollado en su novela Un mundo feliz... Huxley dice: “Treinta y seis mil repeticiones constituyen la verdad.” Si los medios repiten algo treinta y seis mil veces, pues establecen la verdad… aunque no sea la verdad. Así que los ciudadanos ya no saben dónde está la verdad. Y los medios, en vez de contribuir a guiarnos en este laberinto, lo que hacen es confundirnos más, engañarnos más, manipularnos más.

Por eso se ha creado tal desconfianza hacia los medios en la sociedad. La riqueza principal que tienen los medios de comunicación es su credibilidad. Ningún capital es más importante para un medio de comunicación que su credibilidad, porque lo que venden en realidad es esa credibilidad. Se les compra porque son confiables, si no fuesen confiables para qué los vamos a comprar, o para qué vamos a ver tal programa de televisión o de radio si no le tengo confianza al periodista o al medio que se expresa. Es su principal capital, y este capital, como lo demuestra con claridad evangélica este libro de Pascual Serrano, se está dilapidando.

Texto: Ignacio Ramonet

Epílogo al libro "Perlas 2. Patrañas, disparates y trapacerías en los medios de comunicación", de Pascual Serrano

Patas Arriba de Eduardo Galeano .PARTE I

viernes 04 abril 2008

PATAS ARRIBA
"La Escuela del Mundo al Revés"

La escuela del mundo al revés es la más democrática de las instituciones educativas. No exige examen de admisión, no cobra matrícula y gratuitamente dicta sus cursos a todos y en todas partes, así en la tierra como en el cielo: por algo es hija del sistema que ha conquistado, por primera vez en toda la historia de la humanidad, el poder universal. En la escuela del mundo al revés, el plomo aprende a flotar y el corcho, a hundirse. Las víboras aprenden a volar y las nubes aprenden a arrastrarse por los caminos.El mundo al revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo. Sus maestros calumnian a la naturaleza: la injusticia, dicen, es ley natural. Milton Friedman, uno de los miembros más prestigiosos del cuerpo docente, habla de "la tasa natural de desempleo". Por ley natural, comprueban Richard Herrnstein y Charles Murray, los negros están en los más bajos peldaños de la escala social. Para explicar el éxito de sus negocios, John D. Rockefeller solía decir que la naturaleza recompensa a los más aptos y castiga a los inútiles; y más de un siglo después, muchos dueños del mundo siguen creyendo que Charles Darwin escribió sus libros para anunciarles la gloria.

¿Supervivencia de los más aptos? La aptitud más útil para abrirse paso y sobrevivir, el killing instinct, el instinto asesino, es virtud humana cuando sirve para que las empresas grandes hagan la digestión de las empresas chicas y para que los países fuertes devoren a los países débiles, pero es prueba de bestialidad cuando cualquier pobre tipo sin trabajo sale a buscar comida con un cuchillo en la mano. Los enfermos de la patología antisocial, locura y peligro que cada pobre contiene, se inspiran en los modelos de buena salud del éxito social. Los delincuentes de morondanga aprenden lo que saben elevando la mirada, desde abajo, hacia las cumbres; estudian el ejemplo de los triunfadores y mal que bien hacen lo que pueden para imitarles los méritos. Pero "los jodidos siempre estarán jodidos", como solía decir don Emilio Azcárraga, que fue amo y señor de la televisión mexicana. Las posibilidades de que un banquero que vacía un banco pueda disfrutar, en paz, del fruto de sus afanes son directamente proporcionales a las posibilidades de que un ladrón que roba un banco vaya a parar a la cárcel o al cementerio.

Cuando un delincuente mata por alguna deuda impaga, la ejecución se llama ajuste de cuentas; y se llama plan de ajuste la ejecución de un país endeudado, cuando la tecnocracia internacional decide liquidarlo. El malevaje financiero secuestra países y los cocina si no pagan el rescate: si se compara, cualquier hampón resulta más inofensivo que Drácula bajo el sol. La economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado. Los organismos internacionales que controlan la moneda, el comercio y el crédito practican el terrorismo contra los países pobres, y contra los pobres de todos los países, con una frialdad profesional y una impunidad que humillan al mejor de los tirabombas.

El arte de engañar al prójimo, que los estafadores practican cazando incautos por las calles, llega a lo sublime cuando algunos políticos de éxito ejercitan su talento. En los suburbios del mundo, los jefes de Estado venden los saldos y retazos de sus países, a precio de liquidación por fin de temporada, como en los suburbios de las ciudades los delincuentes venden, a precio vil, el botín de sus asaltos.

Los pistoleros que se alquilan para matar realizan, en plan minorista, la misma tarea que cumplen, en gran escala, los generales condecorados por crímenes que se elevan a la categoría de glorias militares. Los asaltantes, al acecho en las esquinas, pegan zarpazos que son la versión artesanal de los golpes de fortuna asestados por los grandes especuladores que desvalijan multitudes por computadora. Los violadores que más ferozmente violan la naturaleza y los derechos humanos, jamás van presos. Ellos tienen las llaves de las cárceles. En el mundo tal cual es, mundo al revés, los países que custodian la paz universal son los que más armas fabrican y los que más armas venden a los demás países; los bancos más prestigiosos son los que más narcodólares lavan y los que más dinero robado guardan; las industrias más exitosas son las que más envenenan el planeta; y la salvación del medio ambiente es el más brillante negocio de las empresas que lo aniquilan. Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan la mayor cantidad de naturaleza al menor costo.

Caminar es un peligro y respirar es una hazaña en las grandes ciudades del mundo al revés. Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen. El mundo al revés nos entrena para ver al prójimo como una amenaza y no como una promesa, nos reduce a la soledad y nos consuela con drogas químicas y con amigos cibernéticos. Estamos condenados a morirnos de hambre, a morirnos de miedo o a morirnos de aburrimiento, si es que alguna bala perdida no nos abrevia la existencia.

¿Será esta libertad, la libertad de elegir entre esas desdichas amenazadas, nuestra única libertad posible? El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo recomienda. En su escuela, escuela del crimen, son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay escuela que no encuentre su contraescuela.

Eduardo Galeano

 

Coordinación contra los transgénicos

viernes 04 abril 2008

En un momento clave en la lucha contra el empleo de Organismos Modificados Genéticamente, con siete países (Rumania, Francia, Hungría, Italia, Grecia, Austria y Polonia) prohibiendo variedades transgénicas, se organizó el Foro ‘Con Soberanía Alimentaria, Sin Transgénicos’, el pasado 15 y 16 de marzo en el Valle del Txori-Herri (Vizcaya). Más de 180 participantes de la Península Ibérica e Islas, de distintas sensibilidades políticas y representantes de Vía Campesina de cuatro continentes se encontraron para reafirmar la oposición ciudadana a los alimentos transgénicos, cuya superficie sembrada en el Estado español es la mayor de la UE.

Entre las acciones acordadas destacan la exigencia de una moratoria sobre el cultivo de las variedades de maíz Mon 810 hasta el próximo verano y el apoyo a la Iniciativa Legislativa Popular para exigir una Cataluña libre de transgénicos. Para que la declaración de Zonas Libres de Transgénicos, como la reciente del Gobierno canario, no se quede en “buenas intenciones”, se pondrán en marcha medidas que doten de contenido práctico a dichas declaraciones en parcelas de cultivo, ganaderías, comedores colectivos y tiendas de alimentación, requiriendo a las instituciones que también aborden y promuevan esta tarea con recursos humanos, financieros y materiales. El foro reivindicó, además, una moratoria sobre las aplicaciones de la nanotecnología, de la biología sintética y de la manipulación genética vinculada a los combustibles.

Para rebatir el poder a las transnacionales se buscarán alianzas entre organizaciones urbanas y campesinas. Igualmente se fortalecerá la campaña internacional contra los Tratados de Libre Comercio e Inversiones (que se lanzará en abril) y la Campaña contra las Grandes Superficies de Distribución de alimentos, que coordina la Plataforma Rural. Con acciones en los puertos se pretende incidir en las políticas europeas de importación de piensos para el ganado. Por último, se apostó por el libre intercambio de semillas, el rechazo a la propiedad intelectual sobre la vida y el mantenimiento de la población agraria en el campo, con iniciativas entre el campo y la ciudad como son los mercados locales.

TOM KUCHARZ.
Periodico Diagonal

25 años de Pop con Radio3

jueves 28 febrero 2008

Jesús Ordovás regreso de nuevo a su ciudad natal para inaugurar, en las salas del Ateneo de Ferrol, la exposición 25 años de Pop con Radio 3 . Esta muestra que hoy abrió sus puertas permanecerá hasta el 23 de marzo.

Recoge una significativa colección de fotografías, carteles, flyers, fanzines, discos, libros y materiales multimedia sobre la “movida” musical de los últimos 25 años. La exposición se divide en varios espacios, organizándose a través de material gráfico y de herramientas multimedia e interactivas que permiten al visitante descubrir la exposición en función de sus intereses, su conocimiento previo y su curiosidad.
Propone un acercamiento al patrimonio musical y cultural de la movida, evidenciando aspectos importantes de la evolución del género pop, que se ha transmitido a través de diferentes generaciones y que forma parte de la trayectoria de la música contemporánea, con su propia identidad y características distintivas.
En diversos módulos con monitores y gafas de visionadoindividual se pueden ver programas de televisión de los 80 y 90, videoclips musicales y diverso material audiovisual sobre la riqueza creativa de esa época musical que se inició en los ochenta y ha llegado hasta nuestros días. Además, se pueden realizar audiciones de discos del momento e incluso atreverse a jugar a un trivial musical.

25 años de Pop con Radio3 es una exposición que no dejará indiferente a ningún visitante.

LT22 RADIO "LA COLIFATA"

viernes 22 febrero 2008

La Colifata es un proyecto - pionero en el mundo- que intenta abordar los medios de comunicación con un doble objetivo. Por un lado, como herramienta clínica de recuperación de pacientes diagnosticados de psicosis (los comúnmente llamados "locos") y por otro, como un instrumento de intervención en relación con la problemática social del "estigma" de la locura (lo cual genera una practica discriminatoria por parte de la población respecto a quien padece enfermedades mentales). Por eso hacen radio, para eso hacen televisión, para ayudar a disminuir los prejuicios respecto de la enfermedad mental y como terapia o complemento terapéutico para los pacientes, ayudando a su recuperación y reinserción social.

Anualmente colaboran en el proceso de externación del 35 % de los pacientes que tratamos. A su vez, evitan re-internaciones ( en los últimos 2 años el índice de pacientes re-internados que reciben atención en Radio La Colifata fue menor al 5%).Todo un logro terapéutico.

La Colifata fue la primera experiencia en el mundo en pensar los medios de comunicación como una herramienta terapéutica y para trabajar las problemáticas de la Salud Mental mediante el uso de la media. Es por eso que permanentemente son invitados a dar conferencias en Sudamérica y Europa, y a eso se debe también la repercusión mediática en medios de prestigio internacional como son la BBC de Londres, la CNN de EEUU, Agencias como DPA, de Alemania, o la española EFE, la británica Reuters. Entre los diarios de renombre universal, cabe citar -entre otros- a Le Monde, El País, Sunday Times, New York Times etc.)

El modelo de La Colifata actualmente se está replicando (imitando) en varios países del mundo: En España, Italia, Francia, Uruguay y Chile se han iniciado proyectos inspirados en la experiencia argentina. En Argentina ya existen mas de 20 proyectos en marcha que tomaron este modelo.

La Colifata es una ONG. No tienen apoyo por parte de las autoridades del Hospital, pero si, y mucha, por parte de algunos de los profesionales que trabajan allí.

A continuación podeis visionar un videoclip de manu chao con miembros de LaColifata.




GUIA DE RITMOS ETNICOS

jueves 21 febrero 2008

En Civican, centro sociocultural de la Caja de Ahorros de Navarra en Pamplona, se ha creado una fonoteca especializada en ritmos étnicos. La selección de los discos ha corrido a cargo del periodista musical José Miguel López, director de Discópolis (Radio 3 - RNE).

Desde inicios del mes de mayo los fondos discográficos de Civican están a disposición de los usuarios, tanto para su consulta en las instalaciones del centro como para su préstamo. La colección, que en estos momentos puede ser el fondo público en España más importante especializado en estas músicas, está compuesta por más de más de seiscientas referencias, editadas desde 1984, aún vigentes en catálogo y que abarcan los cinco continentes. De forma simultánea a la inauguración de la fonoteca se ha editado la guía Ritmos étnicos, una selección de músicas del mundo (Fonoteca Civican, 2007), escrita por José Miguel López y en la que se recogen fichas de los discos de la colección con las que se orienta a los usuarios sobre el contenido de cada uno de ellos.

La obra está estructurada por continentes más un capítulo dedicado a recopilatorios y antologías. Cada capítulo incluye una selección de discos que ofrecen la posibilidad de conocer y escuchar la diversidad musical de nuestro planeta. Por regla general no se repiten autores, salvo en casos excepcionales: los maestros Ali Farka Toure y Nusrat Fateh Ali Khan, con una obra tan extensa como fascinante, están presentes con cuatro referencias cada uno; de la malí Rokia Traoré aparecen tres referencias y del grupos valenciano L'Ham de Foc, dos. La guía se cierra con un glosario de términos para entender los ritmos étnicos. Y dos índices, de autores y de títulos, hacen que este trabajo, único hasta ahora, resulte interesante y práctico. La guía, de 390 páginas a todo color, se ha puesto a la venta a un precio reducido en el propio centro, aunque también puede solicitarse su envío por correo postal.

El autor de la guía es José Miguel López (Haro, La Rioja, 1953), director de Discópolis, veterano programa de Radio 3 (en febrero emitió su edición número seis mil), que acuñó el término "ritmos étnicos" (adaptación al castellano de "etnobeat”) como alternativa a la poco clara y polémica etiqueta de “world music”. López define los ritmos étnicos como un nuevo estilo musical en el que artistas y estilos se encuentran en igualdad de condiciones para producir una mezcla igualitaria de cualquier tipo de música. Su trabajo radiofónico le ha merecido dos galardones: el premio al mejor programa europeo de world music (2002) y y el premio de honor a la comunicación (2006). Es también autor de varias antologías musicales y libros, como Los sonidos de Discópolis, rock, ideología y utopía (Ediciones Calamar, 2003).






Texto: Paco Valiente